;

¿QUÉ SABEMOS HOY SOBRE RADIOFRECUENCIA?

Radiofrecuencia corporal (gentileza Starbene)

Radiofrecuencia corporal (gentileza Starbene)

La corriente de Radiofrecuencia (RF) es una corriente alterna de entre 0.3 y 100 MHz de frecuencia, aunque estos valores pueden sufrir modificaciones según los diferentes autores e investigadores. Sus efectos se manifiestan a partir de la generación de un campo eléctrico que produce calor a su paso por los tejidos del organismo, principalmente a nivel superficial. El calor producido depende de las propiedades eléctricas del tejido.

Las modalidades de Radiofrecuencia utilizadas en la actualidad son la Capacitiva y la Resistiva. La RF Capacitiva permite transferir la corriente de RF al cuerpo del paciente a través de electrodos móviles de aplicación externa recubiertos de una película aislante, por ende lo que llega al paciente es una onda electromagnética que se define por su frecuencia y por su potencia. Existen en el mercado diferentes variables en los electrodos aplicadores, la mayoría de ellas reunidas en dos grandes grupos:

  1. Sistema o método bipolar sin electrodo de retorno: ambos electrodos en un mismo cabezal o mango.
  2. Sistema o método bipolar con electrodo de retorno: Se emplean un electrodo activo y uno dispersivo. Este último se coloca a distancia, o en localización contraplanar con respecto al electrodo activo, permitiendo ganar en profundidad de acción.

En la RF Resistiva, al aplicarse mediante electrodos “no aislados” se considera al cuerpo como si fuera una resistencia y se hace circular en él una corriente eléctrica de alta frecuencia, lográndose un mayor incremento de la temperatura y una mayor profundidad de acción. Los parámetros que definen a una RF resistiva son el tipo de aplicador y la frecuencia. Estos equipos emplean electrodos metálicos, sin aislación, adquiriendo gran importancia el tipo de aplicador: el que mejor resultado da es el de tipo circular, ya que hace que la temperatura generada sea más homogénea sobre la zona tratada. Las frecuencias usadas por los diferentes fabricantes oscilan entre 0,5 y 40 MHz, siendo las más recomendadas con fines estéticos las comprendidas entre 1 y 4 MHz.

 

MECANISMO DE ACCIÓN

Aplicadores de RF Resistiva

Aplicadores de RF Resistiva

El organismo responde ante situaciones de estrés (calor, isquemia, acidosis, ionóforos, metales pesados, etc ) mediante la síntesis o estimulo de una serie de proteínas llamadas proteínas de choque térmico (HSP). Algunas de estas proteínas sólo se sintetizan en condiciones de estrés; otras son componentes celulares habituales y el estrés aumenta su producción.

Hay indicadores que permiten considerar que el aumento de temperatura provocado por la aplicación de Radiofrecuencia Capacitiva o Resistiva produce un estímulo del TGF-beta y éste a su vez estimula la formación de HSP-47, que es una proteína que protege al pro colágeno tipo I durante su síntesis y secreción, disminuyendo asimismo los niveles de MMP-1 y MMP-2. El aumento de temperatura también puede, de forma directa, aumentar la síntesis de HSP 47.

 

La HSP 47 es una proteína residente en el retículo endoplasmático que reconoce específicamente la región de la triple hélice de colágeno y es requerida para el correcto plegado y maduración de las moléculas de colágeno, así como para la organización del procolágeno y su control de calidad previo a su secreción. Solamente en presencia de esta proteína de estrés las moléculas de colágeno tipo I pueden ser ensambladas en la forma tridimensional correcta de triple hélice.

A este fenómeno inducido por el calor sobre la proteína de la triple hélice se lo denomina “contracción del colágeno” y se produce cuando la energía térmica a nivel dérmico alcanza valores de entre 55 y 62 º C (temperatura epidérmica de 38,5-42 º C).

 

TÉCNICA DE APLICACIÓN

RF facial (gentileza Starbene)

RF facial (gentileza Starbene)

Durante la aplicación de la RF en sus modalidades capacitiva y resistiva debe prestarse especial atención al incremento térmico excesivo, situación que podría derivar en la aparición de efectos indeseados. La medición de la temperatura se realiza varias veces durante la sesión mediante un termómetro infrarrojo.

Para el abordaje de una zona determinada se pueden determinar líneas de trabajo, abordándose cada línea durante  3 a 4 minutos, o bien se determinan zonas más amplias, a los fines de poder trabajar con mayor comodidad. El tiempo de una sesión, ya sea facial o corporal, depende de la extensión de la zona a tratar y del objetivo terapéutico, oscilando entre 30 y 45 minutos. En las modalidades capacitiva y resistiva (este concepto no es válido para la modalidad inductiva) se puede reemplazar el gel de acople por una crema para Radiofrecuencia; no obstante considero más eficiente un producto acuoso que uno oleoso, por presentar menor resistencia al paso de la corriente. Los distintos aspectos relacionados con la técnica de aplicación varían en función de diferentes variables relacionadas principalmente a las características del paciente y al equipo con el que se cuenta, por ende es difícil establecer un protocolo universal. No obstante, sí es posible establecer algunos parámetros básicos:

 

  • Cantidad de sesiones: 8 a 10
  • Tiempo entre sesiones: 10 a 21 días.
  • Resultados: a partir de la tercera/cuarta sesión.
  • Primeros cambios: mejora de textura y tensión de la piel.
  • Apoyo domiciliario: cosméticos de acción hidratante.
  • Tiempo de la sesión: 30 – 45 minutos.

 

RF capacitiva - Tipos de aplicadores

RF capacitiva – Tipos de aplicadores

 

PRINCIPALES FACTORES QUE CONDICIONAN LA TEMPERATURA

  • Potencia del equipo.
  • Modalidad empleada.
  • Velocidad del movimiento del cabezal o electrodo activo.
  • Impedancia de los tejidos.
  • Tiempo de aplicación.
  • Distancia entre los electrodos activo y dispersivo.

 

 PRINCIPALES PRECAUCIONES PARA EL USO DE LA RF

  • Prótesis metálicas de localización superficial.
  • Menstruación.
  • Pacientes medicados con vasodilatadores o anticoagulantes.
  • Trastornos de la sensibilidad.

 

PRINCIPALES CONTRAINDICACIONESPARA EL USO DE LA RF

GENERALES:

  • Pacientes portadores de marcapasos.
  • Pacientes epilépticos.
  • Síndromes febriles.
  • Embarazo.
  • Cáncer / metástasis.

LOCALES:

  •  Heridas abiertas o micosis.
  • Flebotrombosis.
  • Gangrena.
  • Úlceras varicosas.
  • Presencia de procesos infecciosos

Autor: Lic. Fernando Ficetti

Especialista en Electromedicina con reconocida trayectoria internacional.

Contacto: info@electromedicinaargentina.com

Lic. Fernando Ficetti